Back to top

Nota de aplicación

Se refiere al sistema de monoteísmo solar en el antiguo Egipto, particularmente durante el reino del faraón Akhenatón (Amenophis IV) en el siglo XIV a.C. Aten (o Atón), la palabra egipcia para el disco del sol, era representado como un disco solar redondo con rayos que terminaban en manos. Atón fue originalmente una imagen del dios solar Re pero había empezado a ser adorado en su propio derecho durante el reino de los dos predecesores de Akenatón. Akenatón creía que Atón era la única deidad que merecía ser adorada y persiguió otras deidades como el destacado Amón. Akenatón fue considerado el único intermediario entre Atón y el mundo. Un interés por el arte floreció durante este tiempo y la pintura y la escultura resultante son más naturalistas que el arte egipcio más temprano. De acuerdo al culto Atonismo el sol real era considerado como un dador de vida, belleza y amor a través de su luz y calor. El Atonismo fue un elemento disociador entre las clases gobernantes y tuvo poco impacto en las creencias del pueblo; la nueva religión desapareció poco tiempo después de la muerte de Akhenatón y se reincorporaron los antiguos dioses.

Referencias bibliográficas

  1. Miret Magdalena, Enrique, "Diccionario Espasa religiones y creencias", Espasa, Barcelona, España, 1997, p. 71

Ubicación jerarquía